Bienvenido a Auditoría de contratos

¿Qué es?

La auditoría de costes y precios de contratos públicos (Auditoría de Contratos) es un examen crítico y sistemático de los estados de costes, y de la metodología de cálculo del beneficio, que los contratistas someten al auditor para determinar el precio definitivo de los contratos que son adjudicados con precios provisionales, mediante procedimientos negociados, diálogo competitivo y asociaciones para la innovación, contribuyendo a conseguir racionalidad y transparencia de las compras y la gestión del gasto público.

La auditoría de costes y precios de contratos es un proceso de acumular y evaluar evidencia mediante un examen sistemático realizado por un profesional independiente, respecto del contratista auditado, sobre los estados costes, registros y transacciones relacionados con las ofertas y la ejecución de los contratos; y que son sometidos por el contratista a su examen, para determinar su grado de adherencia a principios de general aceptación en materia de cálculo, clasificación, asignación y afectación de costes de los contratos públicos; a las políticas de gestión establecidas por la de dirección de la empresa contratista; y a los requerimientos establecidos en cláusulas contractuales o en disposiciones legales; y, por último, comunicar los resultados al órgano gestor contratante para que apruebe los costes y efectúe el pago del contrato.

¿Cuál es su objeto?

Las características excepcionales que reúnen ciertas contrataciones, como son las previstas en el 87.5 del vigente TRLCSP de 2011 –que pronto será sustituido por el artículo 102.7 del la nueva Ley, todavía en anteproyecto–, y entre las que se encuentran las de «compra pública innovadora», requieren:
  • celebrar el contrato con un precio provisional,
  • establecer un límite de precio máximo de gasto,
  • adquirir prestaciones hechas con técnicas o productos nuevos, para los que no hay referencias anteriores de precios y de costes de otras análogas, y
  • realizar procedimientos de adjudicación utilizado el negociado, diálogo competitivo y, a partir de la entrada en vigor de la nueva Ley, la «asociación para la innovación».

Y ante la dificultad de encontrar referencias válidas en el mercado para contrastar los costes de estas prestaciones complejas, gravita la incertidumbre acerca de si el precio pagado por las obras, bienes y servicios es el razonablemente adecuado. Es por ello que :
  • el precio definitivo debe ser determinado por el coste incurrido y conforme a la metodología acordada para calcular el beneficio.
  • el órgano de contratación tiene que establecer en el Pliego de Cláusulas Administrativas (PCAP) del contrato cuáles serán las reglas de admisibilidad y de imputación de costes para determinar el valor de las prestaciones, y
  • se faculta al órgano de contratación para realizar sobre el contratista los controles documentales y sobre el proceso de producción («auditoría de contratos») para evaluar y comprobar los costes y su apropiada asignación al contrato.

¿Quién utiliza?

El usuario de la auditoría de contratos es un órgano gestor o autoridad con competencia para contratar, de una administración pública o entidad sujeta a las normas que regulan las compras públicas, y recibe un mensaje que le informa sobre los resultados del coste y precio de obras, bienes o servicios complejos que adquiere  en procedimientos de adjudicación negociados. Ese mensaje se basa en una evaluación hecha por una persona ajena a quien preparó los datos de costes (el contratista), por lo que aumenta su seguridad acerca de que aquellos reflejen con exactitud lo que tienen el propósito de dar a conocer, es decir el precio que se ha de pagar por los bienes o servicios contratados. El objetivo de la auditoría de costes y precios es aumentar la confianza que se puede tener en la información presentada por el contratista en relación con el coste de producción de las prestaciones objeto del contrato y la certeza de pagar por ellos un precio razonable. Esto le permitirá al órgano gestor actuar conforme a los principios de economía, eficacia, eficiencia y transparencia.